DIOS DA ENFERMEDADES

Dice la Santísima Virgen: "¡Mis amados hijos que están cargando la cruz de la enfermedad! Por el sacrificio que se realiza en ustedes, todo su ser se transforma en una única gran Acción, en una gigantesca fuente de energía. Con esta divisa, la más noble de todas, se puede pagar reparación aún por los pecados más graves. De ésta manera junto con su bendita Madre, Redentora de los cautivos, ayudan ustedes a romper las cadenas de los pecadores empedernidos que el maligno había maniatado, para que estos alcancen la libertad y encuentren el camino de regreso a la Casa Paterna. Mis queridos hijos que llevan la cruz de la enfermedad, sea para ustedes fuente de energía el saber que ustedes son los colaboradores más eficientes de mi Santo Hijo."