La dignidad y autoridad de la mujer

Dice Jesús N.S: "Tú, mujer hija de mujer, tú, criatura hecha a semejanza de Dios, no seas inferior a los nacidos de los animales. Reconoce siempre mi seno que cría, nutre e instruye, y ámalo con un amor que me compense y me impulse a cuidar de ti cada vez más. No te canses de amar. Tú sabes lo que quiero decir. No te canses de amar si no quieres que yo me canse de obrar."